Amados hermanos en Cristo,

La foto que ven arriba fue tomada los primeros de Julio, cuando recibimos nuestras visas de Papúa Nueva Guinea. Listos para salir, habíamos entregado la casa que estábamos rentando y tení­amos las maletas empacadas.

Hasta esos días fuimos testigos de la fidelidad de Dios y su maravilloso obrar en cada detalle de los trámites, costos, papeleos, citas médicas, etc. Estábamos realmente muy animados y dispuestos a salir a PNG para servir al Señor.

Había solo un pequeño detalle que faltaba de resolver, contar con el apoyo económico que necesitamos para trabajar allá¡ (lo más fácil, como dijo un pastor). Y en verdad no es un problema grande para el Señor, así que estuvimos confiados. Sin embargo, nos quedamos al 50% de lo necesario, y por tal motivo no pudimos salir al campo.

Probablemente puedan imaginar los tiempos difíciles por los que pasamos, tuvimos estrés, confusión, y desánimo. Teníamos muchas preguntas para el Señor, y mientras tanto también la necesidad de encontrar una nueva casa para vivir, volver a desempacar e instalarnos.

El domingo pasado escuché un canto en la iglesia que me hizo pensar en esto. Aquí­ hay un fragmento de la letra: (escúchalo aqu´i)

“Te bendeciré en la tierra de plenitud donde fluye la bendición,
cuando el sol brille sobre mí, y las cosas se encuentren bien, te bendeciré!
Te bendeciré en la tierra de sequedad aun en medio de tempestad,
si al seguirte haya que sufrir y me cueste ofrecerme así, te bendeciré!”


Estará de acuerdo conmigo en que es un deleite cantar la primera parte, pero qué difí­cil es bendecir el nombre del Señor en tierra de sequedad, y era ahí donde estábamos.

Hermanos, les pedimos una disculpa por comunicar esta situación hasta ahora. Durante este último mes hemos sido pastoreados y reconfortados con la Palabra. Nuestra fe ha sido fortalecida y bien cimentada, no en los hechos e interpretaciones que pudiéramos darles, sino en la verdad de su Palabra, la Biblia. Nuestro Dios es tan confiable como la Biblia lo dice, Fiel, Verdadero, Digno, Soberano. Por tanto podemos bendecirlo en medio de tempestades.

Hemos buscado la dirección de Dios para nuestras vidas y ministerio. Con la ayuda de nuestros pastores, líderes e iglesias enviadoras hemos decidido continuar con los planes de servir en PNG con una nueva fecha de salida, enero de 2016. 

Esto implica invitar a más iglesias y hermanos a sumarse a este proyecto, lo cual estaremos haciendo en estos meses. Y probablemente sea necesario renovar nuestras visas de PNG también…

 

Sirviendo En Donde Estamos

No queremos esperar a estar en el campo misionero para comenzar a servir a Dios, así que continuamos trabajando en unos ministerios y nos involucramos otros nuevos.
Estamos sirviendo en una misión ubicada en Cerro Grande, que pertenece a nuestra iglesia. También participamos en un Club Bí­blico dirigido a niños no creyentes. Además de colaborar en diferentes actividades de la iglesia.

Cómo Puedes Ayudar

¡Definitivamente orando! Necesitamos ser dirigidos por el Señor, queremos ir a donde Él quiera que vayamos, y en su tiempo.
Necesitamos compartir el proyecto con más iglesias o amigos, sí conoces a alguien que está interesado en que el Evangelio sea llevado a otra parte del mundo, o sí tu iglesia está interesada en escuchar sobre el proyecto, por favor contáctanos. 
¿Quieres ofrendar para este ministerio? No te detengas si piensas que puedes dar poco. Dios puede hacer grandes cosas con eso.

Hewa: Los espí­ritus no nos amaban

Esta es una historia de una etnia en Papúa Nueva Guinea, que nos muestra un poco de su cultura y cosmovisión. Vale la pena ir y compartir el Evangelio a aquellos que aún no lo han oído.

TOP