Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes.

Conferencia del Área Central

Así como ninguna rama puede dar fruto por sí misma, sino que tiene que permanecer en la vid, así tampoco ustedes pueden dar fruto si no permanecen en mí.

Juan 15:4

Queridos hermanos,

Cuanto los extrañamos y no dejamos de dar gracias por ustedes. Dios sigue fielmente cuidando de nosotros y transformándonos a la imagen de su Hijo, seguimos viéndolo obrar en y a través de nosotros, por su misericordia y gracia, y para su gloria.

En esta ocasión, ademas de informarles sobre nuestro ministerio, queremos compartirles algunas otras cosas que están pasando en este país, con la intención de servir como ojos para ustedes, de manera que a través de nosotros también puedan ver y conocer algunas necesidades sobre el campo y cosas que Dios está haciendo en PNG.

Por favor, les pedimos que conforme vayan leyendo oren por estas cosas. No menospreciamos el poder de la oración. Sabemos que muchas veces no pueden ver la respuesta a ellas, sin embargo nosotros somos testigos de que el Señor está respondiendo. Muchos de ustedes nos han dejado saber que oran constantemente por nosotros y algunos ni siquiera nos conocen personalmente, sin embargo interceden constantemente por las peticiones que les compartimos. Sus oraciones son preciosas para nosotros, porque es Dios quien nos habilita para hacer esta obra y no nuestras capacidades o fuerzas.

La oración es la admisión abierta de que sin Cristo no podemos hacer nada. Y la oración es el alejarnos de nosotros mismos hacia Dios con la confianza de que Él proporcionará la ayuda que necesitamos. La oración nos humilla como necesitados y exalta a Dios como rico.
– John Pipper (cita traducida)

Hace unas semanas tuvimos la oportunidad de viajar a conocer a las familias que recién llegaron al país para trabajar como misioneros. Aunque breve, tuvimos un buen tiempo con ellos, compartimos testimonios y la necesidad de una tercera unidad para completar el equipo. Una pareja nos compartió su interés, sin embargo aun tenemos que esperar a que terminen su estudio de idioma y cultura para poder iniciar pláticas más formales. Nuestra oración es que Dios nos permita comenzar con estas pláticas en poco tiempo y que nos muestre de manera clara a las tres familias si su plan es que trabajemos juntos como equipo. Una vez comprometidos, sabemos que juntos pasaremos por tiempos buenos y tiempos difíciles, pero avanzaremos confiados si tenemos la certeza de que es Dios quien nos está guiando.

Pocos días después de volver de nuestro viaje, se llevó a cabo la conferencia anual del área central, región donde hemos estado sirviendo, ubicada en las montañas de Papúa Nueva Guinea. (La misión se divide en 3 areas, Área Central/Highlands, Área Este/Islands y Área Oeste/Sepik.) Misioneros de las 18 obras entre grupos étnicos donde actualmente se está trabajando, viajaron desde sus localidades a la sede del área que se encuentra en la provincia de Goroka. Durante el evento, compartieron noticias sobre el progreso de la obra en esos lugares. Además, miembros de una iglesia enviadora vinieron a participar en la conferencia compartiéndonos de la Palabra. Fuimos reanimados con la carta a los Gálatas, recordando que Cristo compró nuestra libertad con su sangre, y que hemos sido crucificados con él. El versículo climáx fue este: “no nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos.” (Gal. 6:9)

Entre los varios informes que se dieron, hubo algunos  misioneros que venían con un brillo especial, compartiendo las noticias de que hace poco terminaron la primera etapa de enseñanza bíblica y presentaron el Evangelio en el idioma de los grupos étnicos en los que trabajan, muchas de las personas que escucharon el mensaje ahora lo entienden y lo creen y dieron testimonios claros de su fe, la iglesia está naciendo en estas etnias y nos gozamos con ellos. (Oren por estos nuevos creyentes y las siguientes etapas de enseñanza en estos lugares).

Otros misioneros, con carga compartieron acerca de las luchas que están enfrentando muchos creyentes en las iglesias que nacieron hace unos pocos años entre las etnias donde trabajan, muchos creyentes están batallando con pecado volviendo a su antigua manera de vivir, y de esa manera se descalifican a sí mismos para posiciones de maestros y líderes dentro de la iglesia, dañando su testimonio y el del la iglesia en la comunidad. (Oren por la iglesia en estos lugares, por los creyentes y por los misioneros).

Otros compartieron que en sus etnias, las iglesias están creciendo en su fe y aumentando en número, con ánimo y diligentes en compartir el Evangelio entre sus aldeas vecinas para alcanzar a otros. Incluso algunos están deseosos de llevar el mensaje a etnias vecinas, lo que implica trabajar en otro idioma, sin embargo para realizar esto necesitan ayuda de misioneros que tengan conocimiento en traducción bíblica, entre otras cosas. (Oren por las iglesias en estos lugares y la propagación del Evangelio).

Algunos misioneros siguen trabajando diligentemente en traducción bíblica, con dificultad pero con esmero. Es una tarea que muchas veces les parece abrumadora, sin embargo están orando y dependiendo constantemente del Señor para realizarla. (Oren por los traductores bíblicos, los ayudantes de idioma y los consultores que hacen revisiones y correcciones).

Un par de familias están en el proceso de construcción de sus casas para mudarse a una aldea de un grupo indígena que aún no ha sido alcanzado.  (Oren por el proceso de construcción, están muy animados pero han tenido varias dificultades).

Y por último, seguimos escuchando de grupos étnicos que han estado pidiendo misioneros por años, y aún continuan esperando que alguien vaya a llevarles las Buenas Nuevas. Nuestro corazón se acelera al estar tan cerca de poder ir a una de esas etnias, y a la vez queremos esperar con gozo y paciencia el tiempo de Dios para ello. (Oren por que el Señor envíe más obreros a su mies).

Estar en el campo muchas veces puede ser desgastante, nuestro ánimo aveces decae y la familia e iglesias nos quedan muy lejos. Otras veces, tenemos el privilegio de ver en primera fila a Dios obrando de una y otra manera, transformando vidas incluyendo las nuestras. Cada uno de los misioneros en las diferentes situaciones y etapas en que nos encontramos, fuimos animados a “perseverar”, recordando que nuestra esperanza está en Dios y nuestra casa está en los cielos.

De la misma manera queremos animarlos a ustedes, sabiendo que también enfrentan luchas o desánimo, y que también muchas veces ven obrar a Dios de maneras sorprendentes. También oramos por ustedes, para que en ustedes y en nosotros Dios sea glorificado.

Gracias por ser parte del equipo.  Les amamos.

Siendo testigos de un Dios vivo,

Isaac, Claudia, Jacob y Emma Hernández.

Peticiones de oración:

Además de las anteriores les compartimos algunas personales.

  • Sabiduría para criar a nuestros hijos en los caminos de Dios.
  • Por la escuela en casa y todo lo que conlleva.
  • Por buena salud.
  • Por nuestro matrimonio.
  • Que el Señor siga madurando nuestra fe.
  • Que Dios provea una tercera familia para completar el equipo en su tiempo perfecto.
  • Por unidad con nuestros compañeros actuales, la familia Long, que las decisiones que tenemos que tomar respecto a ¿Con quién? ¿Cuando? ¿Como?, etc. sean guiadas por Dios.
  • Que sirvamos con gozo y fidelidad en los ministerios que actualmente tenemos.

¡Muchas gracias por orar!

TOP