¿Qué estás haciendo, Dios?

Esto dice el SEÑOR: «El cielo es mi trono y la tierra es el estrado de mis pies. ¿Podrían acaso construirme un templo tan bueno como ese? ¿Podrían construirme un lugar de descanso así? Con mis manos hice tanto el cielo como la tierra; son míos, con todo lo que hay en ellos. ¡Yo, el SEÑOR, he hablado! 
Bendeciré a los que tienen un corazón humilde y arrepentido,
a los que tiemblan ante mi palabra.
Isaías 66:1-2

Queridos hermanos,

¿Alguna vez han escuchado decir a alguien con un tono de ironía: “no ores por paciencia, porque entonces Dios te pondrá en situaciones donde tendrás que ser paciente”? Bueno, pues déjenme decirles otra cosa: No oren por humildad. (Espero puedan leerlo con el mismo tono de ironía).

Esté último mes hemos tenido muchas noticias referente al proceso de formación de equipo y los posibles lugares donde podemos trabajar. Algunas puertas se abren y otras se cierran, hemos analizado muchos posibles escenarios y cada uno de ellos ha cambiado, muchas veces. Sin extendernos en todos los detalles, hay algunas cosas que queremos compartirles. Primero que tenemos “posibles” compañeros de equipo, eso es bueno. Tuvimos una oportunidad más de platicar con ellos hace unas semanas lo cual fue muy bueno, pero sólo por unas horas. Desafortunadamente aun no podemos cerrar el trato, tenemos que esperar a que dos cosas pasen: 1. Que terminen su tiempo de estudio de cultura e idioma para poder iniciar pláticas formales, lo cual será hasta marzo. 2. Que el liderazgo de la misión, después de analizar varios factores, determine si es una buena opción formar equipo o no. (Estoy quebrándome la cabeza para explicarlo de una manera simple.) Hablando de tiempo, hay otro factor que entra en juego, en mayo de 2019 tenemos que salir del país. El pasaporte de Emma expira y en PNG no hay embajada de México para renovarlo. Tenemos dos alternativas: 1. Viajar a la embajada de México en Australia. 2. Viajar a México. Ambas tienen ventajas y desventajas que tenemos que analizar para tomar la mejor decisión. Eso nos deja con un margen de tiempo corto para tener pláticas de formación de equipo, recibir la aprobación del liderazgo, (y suponiendo que hasta aquí todo vaya bien) analizar las opciones de grupos indígenas a los que podemos ir a trabajar para seleccionar un lugar, el cual será nuestro hogar por los próximos 15 o 20 años… y entonces sigue todo otro proceso de investigación de campo y logística, incluyendo la construcción de una casa para cada familia en dicho lugar y la mudanza.

Hace un par de años nuestra familia vino a Papúa Nueva Guinea con el deseo de servir a Dios entre un grupo indígena no alcanzado, aunque vamos caminando en esa dirección no ha sido en nuestro tiempo ni a nuestra manera. ¿Saben qué? Muchas veces me he preguntado: “¿Qué estas haciendo, Dios?”, no lo he dicho en voz alta pero en mi corazón le he dicho “No me gusta tu plan”, “Eso no puede ser bueno”. Cuán orgulloso es mi corazón, pensando que mis planes y mis ideas son mejores que las de Dios. —Dios, pregúntame a mí, yo sé cuando es un buen tiempo— eso ha dicho mi corazón cada vez que se ha resistido a confiar en el Dios Soberano. He caído en cuenta que esperar en Dios no es darle un poquito más de tiempo para que haga las cosas como yo quiero, sino humillarme delante de él y reconocer que su plan es mejor, sus tiempos son perfectos.

Mi papá nos repetía seguido una frase, “más ayuda el que no estorba.” No estoy segura de entender bien el significado, sin embargo muchas veces ha venido a mi mente cada vez que intento meter mis manos en lo que Dios está haciendo. No hay manera, absolutamente ninguna, de que podamos aportar una mínima mejoría a su plan perfecto.

Si oras por humildad, Dios te mostrará areas donde necesitas ser humillado.

Por ahora, Isaac sigue sirviendo de tiempo completo en la imprenta de la misión, ministerio que es de ayuda para los misioneros del campo, donde se imprimen las lecciones bíblicas para los grupos indígenas y otros materiales. Claudia comenzó una clase de alfabetización con una amiga a la que desea también discipular. Seguimos aprendiendo idioma y cultura, americana y papuana; seguimos aprendiendo a comportarnos de una manera digna del evangelio. (Fil. 1:27).

Ya casi es navidad, donde celebramos que el Dios Todopoderoso renunció a sus privilegios divinos; adoptó la humilde posición de esclavo y nació como un ser humano; el Dueño del universo fue acostado en un pesebre, porque no hubo alojamiento disponible para Él. Eso no fue un error, eso fue parte de un Plan Perfecto de redención. ¡Qué buen recordatorio de que Dios está en control!

Les amamos y extrañamos.

Siendo testigos de un Dios vivo,
Isaac, Claudia, Jacob y Emma
Hernánde

Peticiones de oración:

• Por compañeros de equipo.
• Por dirección de Dios para elegir un grupo indígena de los varios disponibles.
• Dirección y provisión de Dios para nuestro viaje en mayo.
• Que sirvamos primeramente a Dios en nuestros ministerios.
• Que el Señor nos siga conformando a la imagen de su Hijo para que podamos reflejarlo a otros (cónyuge, hijos, vecinos y personas que nos rodean).
• Que el Señor provea los fondos necesarios para la construcción de una casa en la comunidad indígena donde serviremos.

¡Agradecemos por cada uno de ustedes que participa orando
u ofrendando por este ministerio

TOP