Ya comenzamos el viaje!

Hola,

Queremos compartirte que ya vamos de regreso a México. Han sido días de empacar, limpiar, y despedirnos, ésta última parte es la más difícil, pero por otro lado en unos dí­as podremos ver a muchos más que también extrañamos. Esperamos entre ellos verte a ti.

Hace unos días leía Filipenses 4:4-8, y pensaba ¡Qué privilegio tenemos de servir a un Dios tan grande y soberano! Que aún en medio de circunstancias que parecerían desalentadoras, podemos alegrarnos en Él, y darle gracias en todo. Orar por las cosas que pudieran inquietarnos y disfrutar de su paz.

Nuestro deseo sigue siendo servir al Señor predicando el Evangelio en una tribu de Papúa Nueva Guinea. Los próximos meses estaremos compartiendo sobre esto, y orando para que el Señor llame a más personas dispuestas a participar en esta tarea. Si estás interesado en escuchar más sobre esta obra, háznoslo saber.

Nos vemos pronto,

Con amor, Isaac, Claudia, Jacob y bebé. 

Alégrense siempre en el Señor. 

Insisto: ¡Alégrense! 

Que su amabilidad sea evidente a todos. El Señor está cerca. No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.

Filipenses 4:4-8

TOP